Oración
y Servicio

Oración
“Nada hay más dulce en el mundo de la existencia que la oración. La condición más bendita es la condición de la oración y la súplica.”

‘Abdu’l-Bahá

La oración es una conversación íntima con Dios. La oración y la meditación que se hacen de forma pura, amorosa y sincera tienen la capacidad de iluminar nuestra facultad racional y nos ayudan a clarificar nuestros pensamientos.

Los textos sagrados de todas las religiones son leídos en el interior del Templo de manera silenciosa y con actitud reflexiva. Estas son algunas oraciones bahá’ís:

oracion2

oracion

Crea en mí un corazón puro, oh mi Dios, y renueva una conciencia tran­quila dentro de mí, oh mi Esperanza. Por medio del espíritu del poder confírmame en Tu Causa, oh mi Bienamado, y por la luz de Tu gloria revélame Tu sendero, oh Tú, el Objeto de mi deseo. Mediante la fuerza de Tu trascendente poder elévame hasta el cielo de Tu santidad, oh Fuente de mi ser, y por las brisas de Tu eternidad alégrame, oh Tú que eres mi Dios. Haz que Tus eternas melodías me inspiren tranqui­lidad, oh mi Compañero, y que las rique­zas de Tu antiguo semblante me libren de todo excepto de Ti, oh mi Maestro, y que las nuevas de la revelación de Tu inco­rruptible Esencia me traigan alegría, oh Tú que eres el más manifiesto de lo mani­fiesto y el más oculto de lo oculto.

Bahá’u’lláh

¡Oh Dios! Guíame, protégeme, ilumina la lámpara de mi corazón y haz de mí una estrella brillante. Tú eres el Fuerte y el Poderoso.

‘Abdu’l-Bahá

Tu nombre es mi curación, oh mi Dios, y el recuerdo de Ti es mi remedio. La proximidad a Ti es mi esperanza y el amor a Ti es mi compañero. Tu misericordia hacia mí es mi curación y mi socorro, tanto en este mundo como en el venidero.

Tú verdaderamente eres el Todo Generoso, el Omnisciente, el Sapientísimo.

Bahá’u’lláh